Crítica de películas – Hasta donde los pies me lleven

Hasta donde los pies me lleven

Fue una verdadera casualidad que escrutando en internet la programación de la noche para decidir entre ver alguna película en la TV o ver un DVD de la videoteca personal, me encontrase con el título “Hasta donde los pies me lleven”. No me llamó en absoluto la atención ni por el nombre ni por los protagonistas. Aun así, leí la sinopsis y enseguida me resultó algo familiar. Alguien me contó en algún momento una historia similar. Es así como me decidí a verla desde la comodidad del sofá.

Esta película de 2001 cuenta cómo un soldado alemán de nombre Clemens Farrell es condenado por los rusos a cumplir 25 años de trabajos forzados tras finalizar la segunda guerra mundial. A partir de ese  momento, se abre frente a él un verdadera odisea. Junto con el resto de presos es trasladado en tren a un gulag ruso en algún lugar próximo al estrecho de Bering. Cada estación es aprovechada para deshacerse de los muertos que se van acumulando durante el viaje, y para conseguir la ración de comida y leña. Los supervivientes inician después una dura y terrible travesía a pie hasta el mismo enclave donde se encuentra el gulag. Y allí se enfrentan a una vida infrahumana. Farrell, que había hecho una firme promesa a su familia de que volvería con vida, intenta escapar una noche aunque fracasa, pero aprovecha una segunda oportunidad y, ayudado por el médico del campo, inicia un viaje extraordinario hacia su casa. Se enfrenta al frío extremo, al hambre, a la soledad, al miedo,… pero persiste con constancia y perseverancia en busca de su único objetivo: su familia y su promesa. Así acabará recorriendo media Rusia hasta llegar a la frontera con Irán. Y desde ahí… Mientras, el jefe de seguridad del campo hace de su captura una causa personal y va siguiendo de cerca todas las pistas que le acercarán a él.

A todas luces merece la pena. La fotografía es espectacular y se nos muestran constantemente los diferentes parajes del recorrido de Farrell. Es verdad que lo mejor no son sus protagonistas pero la historia sí. No puedo afirmarlo con rotundidad pero creo no equivocarme si digo que esta película debió pasar sin pena ni gloria por las carteleras de los cines, seguramente coincidiendo con otras de bastante peor factura que sí lo hicieron. Y me parece una buen película porque se preocupa por mostrar las virtudes y valores que puede atesorar el hombre y que pueden ayudarle en situaciones extremas: la fortaleza, el espíritu de superación, la audacia, la constancia, la perseverancia, la motivación,.. y todo ello envuelto en el sentimiento del amor. Vemos al hombre sometido a una prueba física y psicológica de proporciones épicas. El hombre solo frente a si mismo y a su Creador.

  • La película adapta un best-seller de 1955 escrito por Josef Martin Bauer que a su vez se basaba en un suceso real
  • El nombre Clemens Farrell nunca existió. El verdadero protagonista quiso permanecer en el anonimato, aunque su huída es real y se prolongó durante 4 años

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s