La visita del Rey

Leo titular en un diario de internet “El Parlamento catalán recibirá al Rey con una declaración independentista”. En ello parece que andan. Están en la fase de llegar a un texto consensuado para proceder a su votación. No sabemos si finalmente tendrá lugar tan magno acto lleno de educación, respeto institucional, oportunismo político,… pero está ahí. No es que sea un entusiasta de la Monarquía a la que reconozco dos grandes ventajas: Es más barata que otras formas de organización política y está por encima de elecciones y de partidos, con lo que ello representa en cuanto a la unidad de los españoles en una figura. Nos encontramos con que una parte del Estado (y que por ello mismo es Estado), del Estado social y democrático de derecho cuya forma de organización política es la Monarquía parlamentaria, recibe al Rey. Sí, al Rey de ese Estado (y de esa parte del todo que es Cataluña). Lo hará en la sede de la soberanía popular, el Parlamento catalán y con una declaración independista. Si no fuera por la importancia y simbolismo del hecho, resultaría más propio de un monólogo del Club de la Comedia.

Lo cierto es que de  aquéllos polvos, estos lodos.  No sabemos si ese hombre preclaro que fue ZP atisbó allá por el 2003 cuando se comprometió a reformar el Estatuto catalán el alcance que tendría lo que estaba haciendo. Lo más probable es que no, sino que lo que pasara por su uni-mente es que cualesquiera que fueran las consecuencias, él ya no estaría en el poder cuando llegasen éstas, que es justo lo que ha sucedido en realidad. De modo y manera que se aprobó en el Congreso de los Diputados, y después en el Parlamento catalán en 2006, y además los siete recursos de inconstitucionalidad que se presentaron quedaron en nada en la práctica. Luego año tras año, se ha seguido aderezando todo con cargo al presupuesto del común, con modificación de financiación autonómica incluída.

Pues bien, en 2012 CiU gobierna en Cataluña y plantea abiertamente no un cambio de Estatuto, o una modificación de la financiación, sino la separación o independencia. De momento, parece haberse calmado después de que el Presidente del Gobierno le haya prometido atacar una nueva reforma de la financiación autonómica en lo que queda de legislatura. Es un caramelo interesante dado el estado de las cuentas públicas en Cataluña. ¿No será éste el verdadero motivo que mueve a Mas a intentar desviar la mirada de la gente? ¿No será que los problemas financieros de Cataluña son acuciantes y Mas necesita un revulsivo de tipo más sentimental? Y que mejor decoración para la escena que una manifestación por todo lo grande, y una recepción “Real” cuanto menos atrevida. Más necesita más, más y más cuanto antes mejor.

Y la patata caliente es para Rajoy, que para eso es el que manda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s